CASO 2. HOSPITAL

El trabajo de los profesionales arquitectos y diseñadores, debe consistir en conocer las necesidades funcionales del usuario para tenerlas en consideración en la definición del espacio a intervenir, así como las exigencias estéticas del mismo que aportan unidad al proyecto. Este cumplimiento de requisitos tiene como objetivo aportar a los usuarios las mismas oportunidades de uso, independientemente de sus características o condiciones.

El presente caso estudia esta circunstancia a través del color como herramienta arquitectónica capaz de conseguir una percepción informativa sobre las diferentes posibilidades de uso – diferenciación, estimulación, y en este caso concreto, orientación-, convirtiéndose en un factor “significativo (expresivo), de significación (trascendente)  y con significado (razón)” (Caramelo Gomes & Lott Daré, 2010).

Investigadores del “Colour Design Research Group” de la Universidad de Kingston en Londres, anotan que existen tres tipos principales de personas que residen en estructuras arquitectónicas destinadas a la residencia a largo plazo para su salud y bienestar: las personas con algún tipo de deficiencia cognitiva, los enfermos crónicos y las personas mayores (Dalke & Matheson, 2007).


CASO 2. 

La orientación y direccionalidad es el argumento cromático que mejor describe la actuación de Salvatore Zingale, Cristina Boeri y Marilisa Pastore del Laboratorio Colore del Departamento de Design del Politecnico de Milano en la intervención cromática llevada a cabo en el área del policlínico del Hospital San Paolo de Milán (Zingale, Boeri, & Pastore, 2013). El espacio a intervenir corresponde a una construcción ejecutada a posteriori del proyecto original.

En la estructura existente, los acabados y colores utilizados -previa intervención cromática- eran similares en todas las zonas, predominando su uniformidad, la escasa iluminación y los largos corredores.

Hospital San Paolo de Milán (Zingale, Boeri, & Pastore, 2013). Estado anterior a la intervención cromática

La intervención cromática se lleva a cabo a partir de una metodología de investigación basada en la comprensión y análisis de la percepción del espacio a través de los movimientos que realizan los usuarios; su comportamiento, los movimientos más usuales, los recorridos. Se busca formalizar la orientación en el espacio, de forma que no dependa únicamente de la capacidad de responder a las instrucciones explícitas de un sistema señalético, sino más bien, de la capacidad de reaccionar a los estímulos sensoriales de una forma determinada (Zingale & Pastore, 2010). Efectivamente, el color en este caso, como estrategia plástica en la función arquitectónica, es aplicado como guía implícita, orientando al usuario, remarcando sus arterias o recorridos principales, los puntos de referencia y los destinos. También es utilizado para llamar la atención, por ejemplo, como indicador de un giro o para remarcar la presencia de signo gráficos. Se adjuntan imágenes del estado tras la intervención.

CONCLUSIÓN

Se puede confirmar, por tanto, el estudio de las propiedades del color como guía, marcando direcciones, y destacando puntos importantes, ofreciendo seguridad y orientación al visitante.


BIBLIOGRAFÍA

Caramelo Gomes, C., & Lott Daré, A. C. (2010). Color, light and the perception of a built home environment. In U. de Alicante. (Ed.), IX Congreso Nacional del Color. Alicante 2010 (pp. 160–163). Alicante: Universidad de Alicante. Servicio de Publicaciones.

Dalke, H., & Matheson, M. (2007). Colour design schemes for long-term healthcare environments. Arts & Humanities Research Council.

Zingale, S., Boeri, C., & Pastore, M. (2013). Colore e wayfinding: una sperimentazione all’Ospedale San Paolo di Milano. In Colore e Colorimetria Contributi Multidisciplinari. Vol. IX. A cura di M. Rossi e A. Siniscalco (pp. 91–96). Firenze.

Zingale, S., & Pastore, M. (2010). Direzioni cromatiche/ Chromatic directions. In C. Boeri (Ed.), Colore. Notes on colour and design (IDC Colour, Vol. 63, pp. 22–33). Milan.